lunes, 13 de noviembre de 2017

Jesús


Jesús,
por los que han perdido la mente
y los principios de la razón,
por los oprimidos
bajo el duro silencio de los mártires,
por los que no saben gritar
porque nadie los escucha,
por los que no encuentran otra solución
al grito sino la palabra,
por los que suplican al mundo
que no los devaste más,
por los que aguardan una señal de amor
que nunca llega,
por los que erróneamente
dejan que muera la carne
para ya no sentir esa alma.
En suma,
por los que mueren en tu nombre,
abre las anchas puertas del Paraíso
y muéstrales que tu mano
era fresca y tersa,
tersa y fresca
como la flor,
y que quizá por ser demasiado audaces
nunca entendieron que el silencio era Dios
y sintieron el peso opresor
de este silencio
que sólo era una nube de canto.

Alda Merini
Ilustración: CherriWood

No hay comentarios:

Publicar un comentario