miércoles, 28 de febrero de 2018

Crash


A veces,
casi por accidente,
recuesto la mejilla
en mi hombro
y siento el olor de mi piel.
Rememoro a
mis perros
cuando hunden
sus hocicos
en busca de mi calor,
y rescato
el gesto sufrido
de los que no podrán
hacerse tierra
el rato suficiente.
A veces,
casi por accidente,
el pensamiento
me devuelve
a la naturaleza.
El acto puede
volverse tan crónico
como polvo o arena.

Karina Raponi



Ilustración: Enoki Toshiyuki

No hay comentarios:

Publicar un comentario